Esta web usa cookies que nos ayudan a proporcionarte la mejor experiencia de acuerdo a tus intereses. Para usar la web con total comodidad, por favor acepta recibir todos los cookies en nuestro portal. Política de cookies .

Aceptar Rechazar

Usted está utilizando un navegador demasiado antiguo.

Con el fin de ofrecer la mejor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de desarrollo web de vanguardia que requieren un navegador moderno. Para ver esta página, utilice Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior

El reto de Noruega
El reto de Noruega

El reto de Noruega

El fomento de los vehículos híbridos y eléctricos

Autor: Redacción Re_Magazine - Tiempo de lectura: 4 min.

Noruega se ha propuesto un gran reto que tiene como fecha 2025: acabar con la compraventa de coches diésel y gasolina y fomentar los vehículos híbridos y eléctricos. De momento, parece que va por buen camino, ya que durante este 2017 se ha consolidado como el país con más coches eléctricos por habitante del mundo. Además, y según los datos del Consejo de Información del Tráfico noruego, Norways Road Traffic Information Council , la mitad de las matriculaciones del país escandinavo se corresponde con este tipo de vehículos: 17,6% eléctricos y 33,8% híbridos, es decir, un 51,4% del total de vehículos vendidos. 

Liderazgo

Este liderazgo se debe a que las políticas a favor de este tipo de transporte son cada vez más frecuentes y constantes en este país. Así, Noruega ofrece importantes incentivos para su compra desde 1990: desgrava los autos sostenibles y agrega impuestos a los de gasolina o diésel, ofrece peajes y aparcamientos gratis, acceso al carril-bus, entre otros. 

Además, y aunque en 2015 las exportaciones de petróleo y gas natural supusieran un 39% del valor total de las exportaciones del país, los principales partidos políticos acordaron ya en 2016 prohibir la venta de vehículos propulsados por combustibles fósiles a partir de 2025. De esta manera, su principal objetivo es darle la vuelta a su economía y que dentro de 20 años no se use ese crudo. 

carga coches electricos

Tenemos que reducir las emisiones de CO2 en un 40% para 2030, lo que requiere la electrificación de la flota de coches

Bajo esta premisa, el ministro de Clima y Medio Ambiente, Vidar Helgesen, afirmaba que el sector del transporte es el mayor desafío para la política climática de los próximos diez años. “Tenemos que reducir las emisiones de CO2 en un 40% para 2030, lo que requiere la electrificación de la flota de coches", añadía.

Así, este país de cinco millones de habitantes se va sumergiendo poco a poco en el silencio más absoluto, en el sigilo que producen las baterías de los coches eléctricos, en el aire limpio que emanan este tipo de vehículos… 

China, una apuesta por las motos y los autobuses eléctricos

Otro lugar en el que se está impulsando la fabricación e implantación del vehículo eléctrico es China. Durante 2015, 312.770 coches eléctricos circulaban, según el informe de la Agencia Internacional de la Energía , por el país. Un año más tarde, en 2016, esta cifra se multiplicaba por 2 llegando a casi 650.000. 

Además, el país asiático está apostando por los vehículos de dos ruedas y los autobuses eléctricos, convirtiéndose en el líder mundial en la electrificación del transporte. 

coches electricos

Más esfuerzos

Pese a la implicación de estos países, y pese a que el crecimiento mundial en ventas de vehículos eléctricos ha sido fuerte, la Agencia Internacional de Energía sostiene que queda un largo camino por recorrer y que es necesaria una mayor implantación para que estos contribuyan a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. 

Además, esperan que en 2020 circulen en el mundo entre 10 y 20 millones de coches eléctricos. Para que, y siguiendo con las mismas previsiones, en 2025 sean entre 40 y 70 millones. 

Los fabricantes, por su parte, empiezan a recargar sus baterías para producir coches 100% eléctricos y conducir en contra del cambio climático y dominar el mercado automovilístico. 

Gases de efecto invernadero

A día de hoy, el principal consumo de petróleo en el mundo es el transporte de personas. Siendo, sin duda, la fuente de emisiones CO2 que más ha crecido a lo largo del tiempo. 

Por ello, que el 30% de las emisiones de nuestros vehículos sean gases de efecto invernadero, preocupa en exceso. 

Este tipo de gases existen en la atmósfera de forma natural, puesto que su función es regular la temperatura de la tierra. Sin embargo, su aumento provoca consecuencias nocivas. Siendo el CO2 el que más afecta al cambio climático. 

Así, una de sus principales fuentes es la circulación de vehículos. Esto se debe a que, y además de otros gases como pueden ser hidrocarburos no quemados, anhídrido sufuroso, monóxido de carbono, etc., los motores de combustión interna utilizan una gran cantidad de CO2 para su funcionamiento. 

De esta manera, todos ellos contribuyen poco a poco, día tras día al calentamiento global, sin olvidarnos de que pueden causar problemas graves de salud a los ciudadanos.