Esta web usa cookies que nos ayudan a proporcionarte la mejor experiencia de acuerdo a tus intereses. Para usar la web con total comodidad, por favor acepta recibir todos los cookies en nuestro portal. Política de cookies .

Aceptar Rechazar

Usted está utilizando un navegador demasiado antiguo.

Con el fin de ofrecer la mejor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de desarrollo web de vanguardia que requieren un navegador moderno. Para ver esta página, utilice Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior

Pequeños gestos que harán de tu oficina un lugar más sostenible
Pequeños gestos que harán de tu oficina un lugar más sostenible

Pequeños gestos que harán de tu oficina un lugar más sostenible

Llévate al trabajo al ecologista que llevas dentro

Autor: Redacción Re_Magazine - Tiempo de lectura: 3 min.

Si has llegado hasta Re_Magazine y estás leyendo este artículo es muy probable que seas una persona con cierta conciencia ecológica. Seguramente recicles, te preocupes por contener el gasto en la factura de luz y puede que incluso evites comprar productos innecesariamente presentados en envases de plástico. Pero ¿sigues la misma filosofía en tu puesto de trabajo?

Lo hemos dicho muchas veces, los pequeños gestos pueden cambiar el mundo. Reciclar, apostar por electrodomésticos eficientes y luminarias de bajo consumo, por ejemplo, constituyen solo un paso; pero un paso que unido al de millones de otras personas nos hace avanzar hacia una sociedad más responsable.

El problema es que demasiado a menudo la más pequeña resistencia nos sirve de excusa para abandonar nuestras convicciones en este asunto. Y no deja de ser triste que nuestros principios se tambaleen simplemente porque no nos han dado todas las facilidades posibles para ser coherentes con ellos. 

papelera de oficina

Podemos encontrar un buen ejemplo de esto en muchísimas oficinas. Personas que en sus casas son muy meticulosas con la recogida selectiva de las basuras, en sus puestos de trabajo se encogen de hombros y tiran todo en la misma papelera (eso sí, a regañadientes) porque, "qué puedo hacer yo, aquí no reciclan".

Y sin embargo hay muchas cosas que podemos hacer. Algunas son pequeños gestos, cosas que tendremos que esforzarnos por recordar sólo durante un par de semanas y que después se convertirán en hábitos; otras requieren de un pequeño activismo, de que promovamos algunos cambios menores en la oficina (tranquilo, nada que vaya a hacerte parecer un agitador); pero todas ellas son cosas que contribuirán a hacer de tu espacio de trabajo un lugar más amable y sostenible.

¡Esa puertaaaaaa!

Sin duda una de las fuentes de conflicto más habituales en todas las oficinas es la climatización. Que si "el aire acondicionado está demasiado alto y me da en la cabeza", que si "aquí hace demasiado calor" y que si "nadie cierra la dichosa puerta cuando sale a fumar a la calle". Obviamente, que la oficina esté dotada de un buen sistema de climatización por suelo radiante sería la mejor solución, pero seguramente eso es algo que escapa a nuestro poder como empleados. Ahora bien, hay ciertas cosas que sí podemos hacer al respecto:

· La temperatura óptima en invierno está entre 19º y 20º. Acuerda con los compañeros no tocar el termostato a capricho. Si estas en mangas de camisa, abrígate un poco antes de pedir que suban la calefacción.

· En verano no pongáis el aire acondicionado a menos de 23º, al fin y al cabo ¡es verano! Si crees que hace demasiado calor, prueba a hidratarte antes de poner el aire acondicionado a tope.

· Mantén las ventanas cerradas cuando fuera haga demasiado calor o demasiado frío, pero ábrelas frecuentemente para ventilar en los "días sanos"

· Echa las cortinas y baja los toldos (si los hay) en cuanto el sol pegue en las ventanas.

rejilla del aire acondicionado

La luz no la pagas tú, pero también

Puede que la factura de la luz no llegue a tu nombre, pero la producción de esa electricidad es algo que nos afecta a todos, así que ya sabes:

· Apaga el ordenador cuando te vayas a comer o cuando termines la jornada y ponlo en reposo para pequeñas ausencias, como un café, un cigarro o una reunión.

· Toda oficina de tamaño medio tiene la iluminación zonal. Si tu departamento tiene que hacer horas extra, acuérdate de apagar la luz de las áreas en las que ya no está trabajando nadie.

oficinas iluminadas

· Si la iluminación es mediante fluorescentes, evita encenderlos y apagarlos constantemente, porque se dispara el consumo.

· Propón ir haciendo una transición gradual hacia una iluminación LED. Cualquier luminaria puede adaptarse a la tecnología LED y seguramente sea una propuesta aceptada por la dirección, pues supondrá un gran ahorro a medio plazo. 

· Rotular los interruptores es también una buena idea. Ayuda a identificarlos y evita que las luces se enciendan y se apaguen constante e innecesariamente, lo cual alarga la vida de las luminarias.

· Si todavía es de día, abre las persianas y descorre las cortinas tupidas antes de encender la luz.

"Aquí no reciclan", no vale

Ya lo hemos dicho al principio, hablando de residuos evita la tercera persona, es un pretexto que te permite excluirte del problema, pero no ayuda a solucionarlo. Si trabajas en esa oficina, entonces no es "aquí no reciclan", es "aquí no reciclamos". Y lo siguiente que cabe preguntarse es, "¿por qué no reciclamos aquí?":

· Promueve que se instalen cubos para la recogida selectiva de basuras. Como mínimo deberíais procurar separar el papel y el plástico de los demás desechos. Recuerda que el equipo de limpieza debe ser informado y se debe pedir su colaboración. De nada sirve separar los residuos si en el último paso se vuelven a juntar.

· Si recicláis papel ¿por qué no utilizáis papel reciclado? Propón que se compre papel reciclado y sin blanqueadores a base de cloro (TCF) para impresos, sobres, cartas, papel de ordenador, cuadernos de notas y documentación administrativa.

· Además, trata de imprimir solo la versión definitiva. No imprimas un documento para hacer correcciones en él. Corrígelo directamente en el ordenador.

· Existen empresas que recogen los tóner de las impresoras y fotocopiadoras y los reciclan. Contacta con ellas, ¡nunca tires un tóner al rechazo!

· Evita los vasos de cartón, plástico y porexpan. Ten tu propia taza para el café o el té en el trabajo.

· Hablando de café, si la máquina del trabajo es de cápsulas, propón que se utilicen solo cápsulas de café biodegradables, nada de aluminio; un cambio que de todas formas va a terminar ocurriendo por ley.

· Los aparatos electrónicos desechados deben ser retirados por gestores especializados. La idea es que se vayan almacenando todos los equipos viejos y contactar de vez en cuando con uno de estos servicios de recogida.

hombre reciclando

Por último, recuerda que vas a necesitar la colaboración de tus compañeros. No se trata solamente de aliviar tu conciencia, el objetivo es lograr una oficina más sostenible. Ahora bien, el proselitismo despiadado raramente funciona, la experiencia demuestra que una aproximación sutil obtiene mejores resultados. ¡Puedes empezar hablando a tus compañeros de Re_Magazine!