Esta web usa cookies que nos ayudan a proporcionarte la mejor experiencia de acuerdo a tus intereses. Para usar la web con total comodidad, por favor acepta recibir todos los cookies en nuestro portal. Política de cookies .

Aceptar Rechazar

Usted está utilizando un navegador demasiado antiguo.

Con el fin de ofrecer la mejor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de desarrollo web de vanguardia que requieren un navegador moderno. Para ver esta página, utilice Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior

Aerotermia como solución al gasto desorbitado en calefacción en una ampliación de vivienda
Aerotermia como solución al gasto desorbitado en calefacción en una ampliación de vivienda

Aerotermia como solución al gasto desorbitado en calefacción en una ampliación de vivienda

Proyectos de Re_ferencia

La instalación de un sistema híbrido de aerotermia consigue evitar un consumo de 5.000 litros de gasoil por temporada

Autor: Redacción Re_Magazine - Tiempo de lectura: 5 min.

Una ampliación de vivienda requiere inevitablemente una reevaluación y, con toda seguridad, de un refuerzo del sistema de calefacción del edificio. Por eso, a la hora de ampliar una vivienda debemos tener en cuenta el gasto de redimensionamiento de la instalación y de su mantenimiento posterior. Sobre todo si para calentarla empleamos un sistema tan costoso como el gasoil. Esta casa unifamiliar de Chapela, Pontevedra, es un buen ejemplo de ello. Por suerte sus propietarios encontraron la solución en la aerotermia. 

Han participado en este proyecto

Hay múltiples aspectos que influyen sobre el correcto dimensionamiento de una instalación de radiadores y, a la vez, sobre el rendimiento del generador que los alimenta: El aislamiento de la vivienda, su orientación, la superficie acristalada, y por supuesto, el volumen interior de la vivienda.

Cualquier variación sobre uno de estos aspectos conduce inevitablemente a un cambio en el rendimiento de la calefacción; ampliar el volumen a calentar mediante una ampliación, por ejemplo, disparará el consumo.

Interior chalet
La vivienda cuenta con un circuito de radiadores y está bien aislada.

El caso que nos ocupa, un chalet bien aislado de tres alturas en Chapela, Pontevedra, que en 2013 pasó de tener 150 m2 a 250 m2, constituye un ejemplo bastante claro de lo anterior. El edificio contaba para la generación de agua caliente y la calefacción con una caldera de gasoil. Cuando, después de la ampliación de vivienda, los técnicos de Calefacción Incel hicieron el cálculo del consumo de la caldera para los nuevos requerimientos, se encontraron con que iba a ser necesario aumentar la carga térmica en un 30% si los residentes querían pasar el invierno a 20 confortables grados. Eso suponía un consumo hasta 5.000 litros de gasoil por temporada.

Había que buscar una alternativa de menor consumo que me supusiera un ahorro. Y la aerotermia era la mejor.

Al Eliseo Rozas, propietario de la vivienda, no hizo falta más que esa desorbitada estimación de consumo para convencerse de que había llegado la hora de buscar una alternativa. “Yo ya conocía la aerotermia —nos cuenta—, pero me dejé asesorar por mi instalador. Y después de hacer los cálculos vimos que había que buscar una alternativa de menor consumo que me supusiera un ahorro. Y la aerotermia era la mejor”.

Después de estudiar el caso, los técnicos le recomendaron instalar un sistema híbrido basado en aerotermia y gasoil. Resultaba que, al fin y al cabo, la caldera funcionaba perfectamente, así que si se destinaba únicamente a la producción de agua caliente no sería necesario instalar un depósito acumulador. Siendo el agua caliente un servicio que se demanda puntualmente, el gasto de emplear gasoil para producirla no sería muy elevado.

Así que ahora la bomba de calor debería encargarse únicamente de la calefacción (aunque para momentos puntuales de máxima demanda la caldera serviría de apoyo). Pero había algo más a tener en cuenta. Como ya se ha dicho, era necesario incrementar la carga térmica en un 30% y, evidentemente, un circuito de radiadores calculado en su día para 150 m2 no iba a ser suficiente para calentar ahora 250 m2. Por suerte los cálculos de dimensionamiento que hicieron los técnicos de Calefacción Incel revelaron que no iba a ser necesario instalar radiadores en más puntos, sino que bastaría con agrandar los ya existentes.

Una vez considerados todos los aspectos se procedió a la instalación en sí. Se hicieron los cambios en los radiadores y se instaló una bomba de calor Genia Air 8 en el exterior. Se aprovechó además para zonificar la calefacción en tres zonas, para lo cual se instalaron 3 unidades Exacontrol E7RSH en un cuarto de instalaciones de la vivienda. 

bomba de calor en el exterior

Ahora a cualquier hora del día y en cualquier lugar de la casa tengo siempre la misma temperatura y no me tengo que preocupar para nada.

Han pasado ya seis años desde que se llevó a cabo la ampliación y el propietario afirma que está más que satisfecho y que, incluso, al principio se sorprendía cuando le llegaban las facturas. Pero sin duda, lo que más destaca, por no haberlo esperado en su día, es el gran aumento en el confort y, sobre todo, la comodidad de poder desentenderse del funcionamiento del sistema. “Antes encendíamos un rato la calefacción, después la apagábamos, la volvíamos a encender… Ahora a cualquier hora del día y en cualquier lugar de la casa tengo siempre la misma temperatura y no me tengo que preocupar para nada”.