Esta web usa cookies que nos ayudan a proporcionarte la mejor experiencia de acuerdo a tus intereses. Para usar la web con total comodidad, por favor acepta recibir todos los cookies en nuestro portal. Política de cookies .

Aceptar Rechazar

Usted está utilizando un navegador demasiado antiguo.

Con el fin de ofrecer la mejor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de desarrollo web de vanguardia que requieren un navegador moderno. Para ver esta página, utilice Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior

Aerotermia y gasoil trabajan juntos en el Pazo de Montecelo en A Coruña
Aerotermia y gasoil trabajan juntos en el Pazo de Montecelo en A Coruña

Aerotermia y gasoil trabajan juntos en el Pazo de Montecelo en A Coruña

Proyectos de Re_ferencia

La instalación de un sistema híbrido permite un ahorro del 70%

Autor: Redacción Re_Magazine - Tiempo de lectura: 3 min.

En Re_Magazine ya hemos hablado con anterioridad de la adaptación de sistemas de climatización por aerotermia en varios edificios históricos (El Retiro y Caserío Besoitaormaetxea). Se trata, a menudo, de edificios protegidos en los que cualquier actuación debe ser llevada a cabo con el máximo cuidado. Y sin embargo, el hecho de no dejarlos anclados en el tiempo, de adaptarlos a nuevas y mejores tecnologías, supone para ellos la posibilidad de seguir siendo edificios vivos y, en ese sentido, una garantía de pervivencia.

Han participado en este proyecto

Ángel Roade

Instalador

Saunier Duval

Tecnología

El Pazo de Montecelo, en la localidad de Paderne (A Coruña), ya ha visto en varias ocasiones cómo sus propietarios se esforzaban por adaptar sus instalaciones al paso del tiempo. El edificio, construido entre los siglos XVII y XVIII (en su configuración actual), funciona desde hace años como centro de convivencias y retiros, por lo que es importante que el sistema de climatización garantice un mínimo de confort.

Caldera y suelo radiante

Hasta ahora, para calentar este enorme complejo de 2.000 m2 repartidos en tres plantas y 29 habitaciones individuales, varias salas de estar, un gran comedor, oficinas, cocina industrial, lavandería y oratorio, se venían utilizando 2 calderas de gasoil de 200 kW (una para el servicio de calefacción y otra para el de agua caliente), que alimentaban un suelo radiante instalado hace aproximadamente 20 años. La instalación se completaba con 2 acumuladores de ACS de 600 litros cada uno.

Si bien en aquella época el sistema escogido resultaba la elección más lógica, y de hecho ha cumplido su función satisfactoriamente, no por ello el consumo era menor. Y dado el tamaño del centro, hablamos de un consumo espectacular, con un gasto medio de 2.500 € mensuales.

La hora del cambio

En el tiempo transcurrido desde entonces, sin embargo el mundo de la climatización ha vivido una auténtica revolución y las calderas de gasoil, por mucho que estén conectadas a un circuito de baja temperatura como un suelo radiante, distan mucho de ser el sistema más eficiente. Por eso los responsables del centro, asesorados por técnicos de Saunier Duval, consideraron que había llegado la hora de mejorar la instalación.

Y decimos mejorar porque en ningún momento se planteó "empezar de cero"; la idea era aprovechar en lo posible los componentes de la instalación anterior para configurar un sistema Genia Hybrid, más eficiente. Así, para el servicio de calefacción, 3 bombas de calor de 16 kW potencia de Saunier Duval trabajan ahora en conexión con una de las calderas de gasóleo de 200 kW existentes.
 

bombas de calor pazo

Una centralita Examaster se encarga de gestionar el funcionamiento de cada generador, dando preferencia a uno u otro en función, tanto de la demanda, como del precio de cada energía. Obviamente, las bombas de calor son ahora los generadores principales, pues sin duda son más eficientes que la caldera en el 100% de los casos (la temperatura media de la zona oscila entre los 12º y los 18º); pero en el caso improbable de que estas no pudieran aportar el calor demandado debido a la enorme superficie a la que hay que dar servicio, la centralita activaría, de manera automática, la caldera de gasoil.

Por otra parte, también se ha instalado junto a las calderas un desacoplador hidráulico de 150 litros Genia Buffer 150 para separar y almacenar el agua que se ha calentado mediante los distintos generadores (bombas de calor y/o caldera), con el fin de cederlo al sistema el agua caliente cuando sea necesario. Por lo demás, el sistema de ACS no se ha tocado. Siguen siendo una caldera de gasoil de 200 kW, dos acumuladores de 600 litros y tres acumuladores de Inercia de 370 litros los encargados de procurar agua caliente a los usuarios del edificio.

pazo de montecelo

Los actuales responsables del edificio aseguran que con esta reforma, el ahorro conseguido en calefacción ronda el 70%, pasando de los 2.500 € mensuales de media con la instalación anterior a unos 800 € en la actualidad. De esta forma, más de trescientos años después de su construcción, el pazo de Montecelo sigue siendo un edificio vivo; más confortable, sostenible y eficiente que nunca.