Tus preferencias de cookies

Utilizamos cookies y tecnologías de seguimiento de terceros para recordar tus preferencias, medir y analizar el uso de nuestros sitios web y optimizar tu experiencia en nuestros sitios web. Si estás de acuerdo, haz clic en "aceptar". Aquí puedes rechazar el uso de esas cookies. Puedes administrar en cualquier momento el uso de cookies a través de la configuración de tu navegador y retirar tu consentimiento en cualquier momento. Para más información, consulta nuestra

Política de cookies .

Usted está utilizando un navegador demasiado antiguo.

Con el fin de ofrecer la mejor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de desarrollo web de vanguardia que requieren un navegador moderno. Para ver esta página, utilice Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior

Aerotermia y suelo radiante para una iglesia del siglo XIV en Saldaña
Aerotermia y suelo radiante para una iglesia del siglo XIV en Saldaña

Aerotermia y suelo radiante para una iglesia del siglo XIV en Saldaña

Proyectos de Re_ferencia

Se aprovecha una reforma integral para renovar el sistema de climatización

Autor: Redacción Re_Magazine - Tiempo de lectura: 3 min.

En Re_Magazine hemos visto varios ejemplos de edificios históricos, desde caseríos de ochocientos años hasta palacetes del siglo XVII, que han sido reformados para adoptar un sistema de climatización de última generación basado en aerotermia. Todos ellos son buenos ejemplos de la versatilidad de este sistema, capaz de adaptarse a edificios de cualquier uso y condición. Hoy añadimos un nuevo ejemplo a la lista de edificios históricos que cuentan con él, con la incorporación de la iglesia de San Miguel de Saldaña, un edificio gótico cuya primera referencia data del año 1362.

Han participado en este proyecto

Inor Ingeniería

Ingeniería

Archivolta

Constructora

Saunier Duval

Tecnología

Situada en el municipio de Saldaña, provincia de Palencia, la iglesia de San Miguel es un edificio de estilo gótico, aunque desdibujado por las muchas reformas de diversa corriente que se han llevado a cabo en él a lo largo del tiempo. Es, en cualquier caso, un edificio cargado de historia que en los muchos siglos que ha visto transcurrir no ha dejado de ser utilizado como centro de culto.

Fachada principal

Hasta hace pocos años la climatización del templo corría a cargo de una caldera de gasoil y la emisión del calor se hacía a través de fancoils. No hace falta decir que para un edificio que contiene un volumen de aire tan elevado como una iglesia, el método escogido resultaba muy caro y poco efectivo. Sin embargo, como cualquier actuación sobre un edificio protegido resulta en un proceso bastante complicado que ha de ser supervisado por Patrimonio, hubo que esperar a 2016 para dar relevo a la caldera de gasoil. Ese año, aprovechando que se iba a llevar a cabo una reforma integral del edificio, se decidió aprovechar la ocasión para dotar al edificio de un sistema de climatización más eficiente. 

El plan de intervención, que corría a cargo de Archivolta, constructora especializada en restauración del patrimonio artístico, aportaba además una ventaja adicional: aprovechando que parte de la obra pasaba por restaurar toda la solera del edificio, la ocasión iba a permitir colocar una instalación de suelo radiante, algo de lo que pocos edificios del siglo XIV podrán presumir. 

La obra completa tomó 10 meses en los que se eliminaron humedades, se renovó la solera y se devolvieron espacios a su configuración original. En cuanto a la climatización, el estudio del proyecto corrió a cargo de Inor Ingeniería, mientras que Instalaciones Alser se hizo cargo de la ejecución de la obra. Como ya hemos mencionado, el trabajo consistió en la instalación de suelo radiante en las tres naves, el presbiterio, las capillas adyacentes, dos despachos parroquiales y dos aseos; en total cerca que 580 m2 de superficie.

En cuanto a las bombas de calor que alimentan dicho suelo radiante, se instalaron cinco unidades Genia Air 15 bajo cubierta pues la superficie y el volumen a calefactar son muy grandes.

Después de esos 10 meses de obra la iglesia de Saldaña ha vuelto a ser lugar de culto, igual que lleva siéndolo más de 650 años. Solo que quienes acuden a misa en ella disfrutan ahora de un confort mucho mayor que en los siete siglos anteriores.

Interior del templo
Interior de la iglesia
bombas bajo la cubierta
suelo radiante