Esta web usa cookies que nos ayudan a proporcionarte la mejor experiencia de acuerdo a tus intereses. Para usar la web con total comodidad, por favor acepta recibir todos los cookies en nuestro portal. Política de cookies .

Aceptar Rechazar

Usted está utilizando un navegador demasiado antiguo.

Con el fin de ofrecer la mejor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de desarrollo web de vanguardia que requieren un navegador moderno. Para ver esta página, utilice Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior

El Hotel Insua de Cee consigue reducir en un 50% su gasto en calefacción gracias a la aerotermia
El Hotel Insua de Cee consigue reducir en un 50% su gasto en calefacción gracias a la aerotermia

El Hotel Insua de Cee consigue reducir en un 50% su gasto en calefacción gracias a la aerotermia

Proyectos de Re_ferencia

El propietario encontró en la aerotermia lo que ni el gasoil ni los pellets podían ofrecerle

Autor: Redacción Re_Magazine - Tiempo de lectura: 5 min.

En Re_Magazine hemos hablado mucho sobre diversos sistemas de calefacción, tanto comparando sus rendimientos como sus ventajas y desventajas. Sin embargo, no es habitual encontrar un edificio en el que se hayan probado varios de ellos. El Hotel Insua en Cee (A Coruña) es una excepción. En pocos años este edificio ha pasado de calentarse con una caldera de gasoil a hacerlo con una de pellets, para finalmente incorporar un sistema basado en aerotermia.

Han participado en este proyecto

Saunier Duval

Tecnología

Hablamos de un edificio de 49 habitaciones, cafetería, comedor, oficina, zonas comunes y, en lo que respecta a la calefacción y el agua caliente, también de dos viviendas anexas en las que reside el propietario del hotel. En total unos 3.000 m2. Hasta hace pocos años calentar semejante espacio suponía un gasto desorbitado, pues se utilizaba para ello una caldera de gasoil.

Consciente de que debía de existir alguna tecnología de climatización de menor consumo, el propietario del hotel, Ricardo Darriba, decidió en 2012 sustituir dicha caldera, que para entonces llevaba ya 12 años de servicio, por otra de pellets. Como ya explicamos en este post, las calderas de pellets, al contrario que las de gasoil, están consideradas un método de calefacción sostenible, pues el CO2 emitido en su combustión es el mismo que capturaron en su día los árboles con los que se han elaborado los pellets; es decir, se trata de un círculo sostenible de emisión/captación de CO2

Al principio tuve mis dudas y no me lo creí del todo. Pedí que me instalasen un contador eléctrico sólo para el sistema de calefacción.

A pesar de todo ello la nueva calefacción apenas estuvo en servicio 5 años antes de que Ricardo decidiera volver a cambiarla. El problema, en esta ocasión, no fue solo el gasto, que seguía siendo elevado. Además el nuevo sistema resultó ser muy engorroso, cada tres o cuatro días había que limpiar la caldera con una aspiradora. 

En su búsqueda de una tecnología mejor su instalador de confianza, Daniel Castro, le habló de la aerotermia. Una instalación de bombas de calor, aparte de no requerir apenas mantenimiento, reduciría aún más el gasto, algo de vital importancia para conseguir mayor rentabilidad en el negocio. “Tengo que confesar que al principio tuve mis dudas y que no me lo creí del todo —recuerda Ricardo—, pero finalmente confié en él. Aun así, para comprobar que lo que me decía era cierto, pedí que me instalasen un contador eléctrico sólo para el sistema de calefacción”.

habitacion del hotel Insua
La reforma se limitó a cambiar el generador. Las habitaciones siguen calentándose con radiadores.

El gasto en calefacción se redujo en un 50% respecto al que tenía con la caldera de pellets. 

La nueva instalación, montada en 2017 consistió en tres bombas de calor Genia Air situadas en la parte trasera de edificio, un termostato por habitación y dos reguladores por planta (3 plantas en total). En definitiva, agua caliente y calefacción a temperatura constante las 24 horas para todo el hotel y las dos viviendas anexas . Y un resultado que excedió con mucho las previsiones de Ricardo.

bombas de calor del hotel insua
Las bombas de calor quedaron instaladas en la parte trasera del edificio.

“El gasto se redujo en un 50% respecto al que tenía con la caldera de pellets. E insisto, garantizado por un contador independiente. Y en cuanto al mantenimiento, no tienes que preocuparte de limpiar la caldera, ni de llenar depósitos... Es una maravilla.”

Ricardo también destaca lo sencilla que fue la instalación: “Aprovechamos los radiadores y los circuitos del sistema anterior. Sólo hubo que instalar las tres bombas de calor en el exterior y el depósito de inercia, así que en unos días estaba todo funcionando”.

E incluso ha encontrado una ventaja totalmente inesperada en el nuevo sistema: “Ya hay agencias de viajes, sobre todo extranjeras, que a la hora de elegir y promocionar hoteles valoran que estén abastecidos por energías renovables”.

Ya hay agencias de viajes, sobre todo extranjeras, que a la hora de elegir y promocionar hoteles valoran que estén abastecidos por energías renovables

El hecho de que los clientes empiecen a valorar el impacto que los hoteles tienen en su entorno es una peculiaridad que hasta ahora nadie había previsto, aunque cuadra perfectamente con la filosofía del ecoturismo, de la que ya hemos hablado en Re_Magazine. ¡Habrá que sumar esta ventaja a la ya larga lista de virtudes de la aerotermia a partir de ahora!