Esta web usa cookies que nos ayudan a proporcionarte la mejor experiencia de acuerdo a tus intereses. Para usar la web con total comodidad, por favor acepta recibir todos los cookies en nuestro portal. Política de cookies .

Aceptar Rechazar

Usted está utilizando un navegador demasiado antiguo.

Con el fin de ofrecer la mejor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de desarrollo web de vanguardia que requieren un navegador moderno. Para ver esta página, utilice Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior

Sustitución de una cocina calefactora por un sistema basado en aerotermia
Sustitución de una cocina calefactora por un sistema basado en aerotermia

Sustitución de una cocina calefactora por un sistema basado en aerotermia

Proyectos de Re_ferencia

Una solución de climatización perfecta para una vivienda unifamiliar aislada en Asturias

Autor: Redacción Re_Magazine - Tiempo de lectura: 4 min.

En Re_Magazine hemos hablado en muchas ocasiones sobre renovaciones de equipos de calefacción antiguos por sistemas basados en aerotermia. Pero hasta ahora no habíamos tenido un ejemplo en el que la instalación sustituida fuera tan especial como esta. Y es que la calefacción de esta casa de La Brañueta, Asturias, dependía hasta hace bien poco de la cocina.

Han participado en este proyecto

La Brañueta es un pequeño núcleo perteneciente al concejo de Laviana y situado a una altitud de 430m, en plena comarca Vaqueira. En la actualidad cuenta con una población aproximada de 5 personas y 3 viviendas, y su única vía de acceso es una pista estrecha. Tal vez fue el aislamiento de la zona lo que determinó el sistema de calefacción de esta vivienda cuando se construyó allá por 1990: una cocina calefactora. En aquel entonces era una opción lógica para una unifamiliar de 82 m2 con tres habitaciones y un baño: un sistema alimentado por leña o carbón, materias más fáciles de conseguir en La Brañueta que el gas o el gasóleo.

Una cocina calefactora es muy parecida a una cocina económica de toda la vida, con la particularidad de que además de calentar placas de cocción calienta un flujo de agua que circula por un circuito de radiadores (en este caso radiadores tradicionales de hierro fundido). Es un sistema con varios inconvenientes muy obvios: requiere estar al tanto de mantener las brasas vivas, hay que tener un espacio de almacenaje para la madera o el carbón y es un sistema de los llamados “sucios”, con una combustión muy básica, sin recirculación de gases y emisor de humos contaminantes.

casa en la brañueta
Fachada de la casa en La Brañueta
cocina economica
Cocina económica calefactora a leña y carbón

Pero ha llovido mucho desde 1990 y hoy en día, para el mismo tipo de vivienda, la cocina calefactora está lejos de ser la mejor de las opciones. Cuando el propietario de la vivienda decidió buscar una alternativa a este sistema, se puso en contacto con los técnicos de Fontanería Javier Guerra, que le hicieron ver que la aerotermia era el sistema perfecto para este caso (vivienda aislada, exenta, de mal acceso, sin posibilidad de conectarse a redes de gas, pero con corriente de luz).

Los estudios previos, incluso sin sustituir el viejo sistema emisor de radiadores, arrojaban un ahorro potencial de alrededor de un 50% respecto a otros sistemas (no se contemplaba seguir dependiendo de la leña). Así que dicho y hecho, el propietario quedó convencido y aceptó instalar un sistema aerotérmico puro; es decir, con una bomba de calor como único generador.

bomba de calor genia air 8
Bomba de calor Genia Air 8 de Saunier Duval en el exterior

Los técnicos de Javier Guerra anularon la cocina calefactora y colocaron en el jardín exterior una bomba de calor Genia Air 8. El resto de la instalación quedó montada en el garaje. En el interior de la vivienda se respetó el sistema original de radiadores por considerarse suficiente para lograr los objetivos marcados. Los radiadores antiguos, de hierro fundido, funcionan muy bien debido a que tienen mayor inercia térmica que los de aluminio. Ademas de esto, el dueño llevó a cabo una mejora en el aislamiento de la vivienda sustituyendo las ventanas antiguas por otras con vidrios Climalit, lo cual ha mejorado significativamente la eficiencia del edificio. 

Ya va para dos inviernos desde que se hizo la reforma y el propietario de la vivienda se ha mostrado muy satisfecho con el cambio. Por encima del ahorro, lo que más le ha sorprendido es la mejora en el confort. Y es que ya no hace falta que prenda la lumbre cada mañana ni que la mantenga viva durante todo el día; tampoco tiene que estar pendiente de que no falten la leña y el carbón; y tampoco hay humos ni cenizas. Ahora solo se respira tranquilidad en La Brañueta. Tranquilidad y nada más.