Esta web usa cookies que nos ayudan a proporcionarte la mejor experiencia de acuerdo a tus intereses. Para usar la web con total comodidad, por favor acepta recibir todos los cookies en nuestro portal. Política de cookies .

Aceptar Rechazar

Usted está utilizando un navegador demasiado antiguo.

Con el fin de ofrecer la mejor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de desarrollo web de vanguardia que requieren un navegador moderno. Para ver esta página, utilice Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior

Un sistema aerotérmico con apoyo de caldera en un edificio protegido en A Coruña
Un sistema aerotérmico con apoyo de caldera en un edificio protegido en A Coruña

Un sistema aerotérmico con apoyo de caldera en un edificio protegido en A Coruña

Proyectos de Re_ferencia

El consumo en calefacción de este palacete protegido se reduce en un 60% gracias a la incorporación de una bomba de calor

Autor: Redacción Re_Magazine - Tiempo de lectura: 4 min.

En este precioso palacete, edificio histórico y protegido en A Coruña, encontramos un buen ejemplo —uno más —, de que las tecnologías más avanzadas en climatización no están restringidas a edificios modernos o de reciente construcción.

Han participado en este proyecto

En varias ocasiones hemos hablado aquí de cómo algunos edificios históricos, todos ellos protegidos, han adoptado con éxito un modelo de climatización basado en aerotermia. Es el caso de esta preciosa vivienda situada en plena Colonia Retiro de Madrid, del espectacular caserío Besoitaormaetxea de Berriz o del Pazo de Montecelo en A Coruña. A esta lista viene a sumarse ahora otro edificio centenario, también en A Coruña. Hablamos de un palacete de 350 m2 repartidos en cuatro alturas, que es vivienda habitual de sus propietarios.

palacete junto a la ria

Como suele ocurrir en estos casos, tanto la estructura, como la fachada e incluso las ventanas estaban protegidas y cualquier actuación en el edificio debía respetar su aspecto original. Uno de los puntos más delicados al afrontar una reforma que persiga mejorar la eficiencia de un edificio de estas características es la falta de aislamientos de calidad que suelen presentar debido a su antigüedad. La protección de la que disfrutan dificulta la mejora del aislamiento, que es sin duda uno de los elementos críticos para la eficiencia de un edificio. 

El caso que nos ocupa no era una excepción. Los responsables de la reforma admiten que: "Evidentemente las condiciones de aislamiento no eran las mejores en un edificio tan antiguo". Y sin embargo, los datos indican que después de la reforma que llevaron a cabo se ha conseguido un ahorro del 60% en climatización. Ahora bien ¿en qué ha consistido dicha reforma?

Hasta el año 2012, este señorial edificio contaba con una caldera de gasoil de 30 kW, tanto para el servicio de calefacción como de agua caliente; un sistema que presentaba consumos exageradamente altos. Los propietarios tenían claro que, si bien no era posible mejorar el aislamiento del edificio, al menos podrían reducir el consumo de la calefacción. El ahorro en la factura energética era el objetivo a lograr y para ello se pusieron en manos de los técnicos de Reformas e Instalaciones Regueira. Estos enseguida tuvieron claro que la solución pasaba por incorporar la aerotermia a la instalación existente.

En enero de 2013 se llevó a cabo la reforma, que consistió en la incorporación de una bomba de calor Genia Air 12 para el servicio de calefacción, en tanto que la antigua caldera de gasoil se mantenía como apoyo para la producción de agua caliente sanitaria. La decisión de crear un sistema híbrido bomba de calor/caldera se tomó porque la caldera funcionaba perfectamente y no era necesaria sus sustitución. De esta forma el coste de la reforma sería menor, mientras que el ahorro potencial seguía siendo muy importante, al ser el consumo de agua caliente mucho menor que el de la calefacción (15% frente a 85%).

En cuanto a la emisión, se respetaron los viejos radiadores de fundición con los que ya contaba la vivienda, no sólo por estética, sino también por minimizar el impacto de la reforma.

palacio junto a la ria

El resultado, como ya se ha comentado, es un ahorro de en torno al 60% en la factura (calefacción y ACS), pero también un aumento en el confort y una reducción del nivel de ruidos de la vivienda. Y todo ello gracias una reforma de muy bajo impacto en un edificio clasificado como histórico, y protegido como tal.