Esta web usa cookies que nos ayudan a proporcionarte la mejor experiencia de acuerdo a tus intereses. Para usar la web con total comodidad, por favor acepta recibir todos los cookies en nuestro portal. Política de cookies .

Aceptar Rechazar

Usted está utilizando un navegador demasiado antiguo.

Con el fin de ofrecer la mejor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de desarrollo web de vanguardia que requieren un navegador moderno. Para ver esta página, utilice Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior

Climatización por bomba de calor alimentada por paneles solares
Climatización por bomba de calor alimentada por paneles solares

Climatización por bomba de calor alimentada por paneles solares

La aerotermia y la fotovoltaica nos acercan a la climatización a coste cero

Autor: Redacción Re_Magazine - Tiempo de lectura: 5 min.

 En Re_Magazine hemos hablado mucho sobre las ventajas de la aerotermia y de la energía fotovoltaica. Ahora bien, ¿qué ocurre si juntamos ambas? Pues que nos encontramos ante la posibilidad de reducir enormemente nuestra huella de carbono y de ser casi completamente autónomos en lo que a climatización se refiere.

Lo hemos dicho ya en varias ocasiones: se necesita una cantidad de energía eléctrica relativamente baja para “trasvasar” calor del interior al exterior o viceversa, que es la función principal de una bomba de calor para climatización.

Al contrario que con los radiadores eléctricos convencionales, que funcionan por el efecto Joule, una bomba de calor funciona por el ciclo de compresión, un proceso que requiere mucha menos energía para conseguir los mismos beneficios. 

Descubre cuánto más eficiente es la bomba, y por qué lo es, aquí.

Instalando un sistema aerotérmico, por tanto, conseguimos climatización a muy bajo coste y eliminamos de la ecuación la dependencia de combustibles. La pregunta no tarda en surgir: ¿Es posible cubrir esa pequeña demanda eléctrica con paneles solares para obtener una climatización completamente basada en el autoconsumo?

Placas solares y bomba de calor

El sistema del que hablamos, en su configuración ideal, consistiría en una instalación fotovoltaica conectada a una batería que haría funcionar una bomba de calor; esta se encargaría de producir agua caliente y de hacer funcionar el suelo radiante para calentar la vivienda. Además, si contamos con suelo radiante refrescante, no solo podríamos calentarla, sino también enfriarla.

Puedes consultar en qué consiste una instalación fotovoltaica aquí.

paneles solares en tejado

No hablamos de una quimera, sino de una solución integral que ya se está montando en muchas viviendas y que día tras día consigue mejores resultados a medida que la eficiencia de ambas tecnologías crece gracias a nuevos avances.

De momento, si la instalación fotovoltaica está bien dimensionada, lo que podemos llegar a obtener es una gran optimización del consumo durante los meses de invierno y una independencia total de la red eléctrica durante el verano. Es por lo tanto una solución cuya efectividad tiene de momento un componente estacional, pero haciendo una media descubrimos que con ella podríamos cubrir un alto porcentaje de nuestra dependencia energética para calefacción, refrigeración y agua caliente. Veámoslo por partes.

Calefacción

Es sin duda el servicio relacionado con la climatización que mayor energía demanda, porque al contrario que el agua caliente, requiere que el generador funcione de manera ininterrumpida. En este caso, además, el mayor hándicap consiste en que el uso de la calefacción coincide con los meses en los que hay menos horas de luz y, por lo tanto, el rendimiento de la instalación fotovoltaica es menor.

Las posibilidades mejoran ampliamente si contamos con la tecnología más avanzada en cada elemento de la instalación. Los paneles solares Helio PV de Saunier Duval, por ejemplo, cuentan con una eficiencia de hasta el 18,6%, una de las más altas del mercado. En cuanto al generador, una bomba de calor Genia regulada por un termostato modulante Exacontrol y un sistema de suelo radiante pueden reducir enormemente el consumo, ya que con esta solución, una vez que se alcanza la temperatura de confort solo es necesario mantenerla, algo para lo que la bomba de calor trabajará en un régimen muy bajo, demandando muy poca energía. 

bomba de calor

Descubre cómo la inercia térmica del suelo radiante ayuda a mantener la temperatura de confort aquí.

Agua caliente

Una instalación aerotérmica no calienta un flujo de agua continuo, sino que almacena el agua en un gran depósito interacumulador y la mantiene caliente a la espera de que los usuarios la demanden. Se podría decir que este depósito funciona, de hecho, como una batería de agua; algo que viene muy bien cuando el suministro primario de energía es fotovoltaico y, por lo tanto, no produce nada por las noches.

Pero es en verano cuando la producción de agua caliente a partir de una solución como la que nos ocupa (fotovoltaica+aerotérmica) es especialmente interesante. Entonces los paneles producen más y nuestra demanda es menor, pues no utilizamos la calefacción. En verano podemos ser literalmente autosuficientes. 

Descubre la diferencia entre energía solar fotovoltaica y energía solar térmica aquí.

Refrigeración

Como ya hemos dicho, si nuestro suelo radiante es también refrescante, la misma solución fotovoltaica aerotérmica puede servirnos para refrescar la vivienda. Como además, presumiblemente, este servicio también lo demandaremos en verano, cuando el rendimiento de los paneles es mayor, puede salirnos totalmente gratis. Una de las ventajas del suelo radiante refrescante frente a los fancoils convencionales de aire acondicionado es que, al contrario que estos, aquel no necesita activar un ventilador en cada estancia para la impulsión del aire, lo cual reduce muchísimo la demanda de energía.

suelo radiante refrescante

Descubre más sobre el Suelo Radiante Refrescante aquí.

En definitiva, la climatización mediante fotovoltaica y aerotermia es una de las soluciones más eficientes y sostenibles a las que podemos aspirar hoy en día. Una solución que, además, consigue mejores rendimientos a medida que la tecnología fotovoltaica avanza y que nos acerca al sueño de un futuro en el que seamos capaces de generar de manera sostenible toda la energía que consumimos, incluida la que usamos para calentarnos.